Buscar en la Pulga

29 de abril de 2010

¿Tendrá éxito Chávez en Twitter?

El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, abrió su cuenta en Twitter bajo el usuario @chavezcandanga, y la misma ya es seguida por más de cien mil usuarios, a pesar de que el Presidente, al momento en que escribo esto, sólo ha tuiteado dos veces. Pero más allá del número de usuarios, que seguirá creciendo, y de las reseñas y retuits que su timeline completo logrará, creo que el presidente Chávez corre el riesgo de abandonar muy pronto su asalto a la ahora no tan terrorista red de microblogging. ¿Por qué lo creo? Por estas razones:
1-Twitter exige una síntesis que la desmesura del verbo presidencial no conoce. Esto es una razón menor, porque el Presidente puede acostumbrarse a los 140 caracteres de Twitter, pero el corsé es difícil para una persona acostumbrada a no tener cortes ni cortapisas de ningún tipo. Uno de los secretos del Chávez comunicador es que sus monólogos abordan los temas en una ilación de muy difícil sintaxis, que hace que las verdades a medias no puedan ser contrastadas y que las relaciones causales que establece no puedan ser desmentidas. Así ha construido su épica personal, y los 140 caracteres no son terreno demasiado fértil para seguirla abonando.
2-Chávez no ha sido muy exitoso con sus proyectos escritos. ¿Cuántas horas de Aló, Presidente van y cuántos libros donde explique su pensamiento? ¿Cuál ha sido la resonancia de la columna Las líneas de Chávez? ¿Tuvieron impacto sus experiencias como artículista al comienzo de su gobierno? El discurso escrito no se le da muy bien al Presidente por la misma razón que hipnotiza con el discurso verbal, la trama que urde con sus palabras es para ser escuchada, no para ser leída. Un podcast le vendría mucho mejor.
3-La novedad paga, la falta de novedad no tanto. Lo escucho en las cadenas, lo escucho en Aló, Presidente, lo leo en las Líneas, lo escucho a través de sus voceros, lo leo en murales y panfletos, lo veo en noticieros y lo leo reseñado en periódicos, lo veo y lo leo interpretado en programas de opinión y en sitios web. Con semejante caudal es bastante poco lo nuevo que puede decirme en Twitter. ¿Qué va a tuitear? ¿Lo que no dijo en las seis horas del Aló? ¿Una oración que le gustó en un libro en vez de leer el párrafo completo en televisión, como suele hacer? ¿Lo que le está diciendo Evo y que no se escuchó en cámara?  Antes de Twitter, había anunciado un blog que no salió, muy probablemente porque iba a ser demasiado parecido a las Líneas. Y los dos primeros tuits han sido bastante irrelevantes, saludos a la platea y nada más. Hasta Chávez puede pecar de exceso de exposición en los medios.
4-Twitter sigue siendo terrorista. Ahora que está en Twitter, Chávez afirma que la cualidad de la tecnología depende del uso que se le dé, pero las razones que lo llevaron a catalogar a Twitter de terrorista siguen estando ahí a pesar de @chavezcandanga. Su mensaje, limitado de antemano en el número de caracteres, se enfrenta de igual a igual con los otros mensajes de los cientos o miles de usuarios que tiene en su timeline cualquiera de los seguidores de Chávez. En ese tú a tú puedes volverte más o menos apreciado, más o menos influyente, más o menos relevante, pero siempre según los usos y costumbres de la red, no desde la visión de Chávez del fenómeno comunicacional. A Chávez no le interesa ser uno más en nuestros timelines, su proyecto es volver chavista a Twitter a través de la influencia de su cuenta. Parece una meta un tanto ambiciosa.

2 comentarios:

Qx dijo...

Das excelentes razones para lo que sabemos que ocurrirá tarde o temprano: Chávez abandonará su cuenta cuando le deje de ser novedad.

Además como lo tuiteé y tú afirmas acá, los poderes comunicacionales del presidente tienen su base en las letanías hipnóticas, las rimbombantes repeticiones. No lo diferencio mucho de los cantos de shamán o rezos de rosario, que parecen no ir a ningún lado pero en realidad mudan la mente a un estado distinto para llegar a donde van.

Saludos.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Gracias Qx por leer y comentar. Tienes toda la razón, el discurso presidencial es como un rezo de rosario y al final, la realidad sigue estando allí inconmovible. No ha tuiteado mucho el amigo, pensé que al principio sería más insistente pero al parecer es de esos usuarios cuyo mensaje más interesante es "todavía no entiendo mucho esta herramienta".
Muchos saludos, estamos conversando