Buscar en la Pulga

23 de julio de 2009

Azote de barrio

Había decidido acabar esa misma noche con la única persona que todavía le plantaba cara. Quienes oyeron el disparo, supieron de inmediato que él estaba detrás del gatillo, pero nunca se imaginaron que también estaba delante del cañón.

2 comentarios:

Trescaídas dijo...

¡Eh!, muy bueno, Luís. Saludos.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

muchas gracias, muchos saludos, tenía tiempo que no sabía de ti, seguimos en contacto