Buscar en la Pulga

22 de enero de 2008

Veinte años después de veinte años después

Corría el año 1988 y la influencia del disco The Beatles, más conocido como el White Album, permanecía intacta, tanto que ese año mostró cómo los senderos trazados por los cuatro de Liverpool podían incluso bifurcarse veinte años después de haberse lanzado el Álbum Blanco.
U2 edita Rattle & Hum, disco y película que eleva a la banda irlandesa a un estatus de superestrellas que no han abandonado todavía. Rattle & Hum comienza con un acto de justicia hacia los Beatles. En una presentación en vivo, el cantante Bono anuncia el próximo tema: “Charles Mason le robó esta canción a los Beatles, ahora nosotros se la robamos a él”; de inmediato, The Edge comenzó a rasgar en su guitarra los acordes de Helter Skelter, la canción del Álbum Blanco que Charles Mason reinterpretara como una evidencia de que el mundo estaba por acabarse y la utilizó como parte del asesinato ritual de Sharon Tate. Rattle & Hum en buena medida es un homenaje de U2 a los pioneros del rock & roll justo antes de subirse en el trono como la banda más importante del momento. Ese reinado quizás dura hasta el día de hoy, tras entregarnos varios de los discos y sobre todo de los shows en vivo más espectaculares de estos veinte años. Que Rattle & Hum comenzara con una canción del Álbum Blanco no es para nada casual y evidencia el lugar que el décimo disco de los Beatles tiene en la historia del rock y la influencia que el disco ha ejercido sobre la música de otros.
Lejos del mainstream se perpetró otro reconocimiento al Álbum Blanco. Sonic Youth acababa de editar el disco doble Daydream Nation, un trabajo que los convirtió en la banda independiente más importante de finales de la década de los 80 y que les permitió firmar un contrato con el sello Geffen que abriría el camino para la publicación de los dos trabajos más conocidos e influyentes del grupo: Goo y Dirty. Sin embargo, con Daydream Nation recién salido, los Sonic Youth se inventaron una banda alter ego, Ciccone Youth que publicaría un disco llamado The Whitey Album. Al principio el disco se proyectó como una versión del Álbum Blanco y terminó siendo una especie de homenaje a la música pop de los 80, por eso la referencia a Madonna en el nombre de la banda. Pero en The Whitey Album, como en buena parte de la música de Sonic Youth, hay momentos que solo pueden remitirnos a las búsquedas que los Beatles iniciaran con surcos como Revolution 9 o la propia Helter Skelter. Así, el nombre del disco de los Ciccone no resultó para nada gratuito y demostraba cómo el Álbum Blanco también servía de inspiración a aquellos que buscaban llevar la música por derroteros poco transitados.
Veinte años más han pasado, Rattle & Hum y The Whitey Album son piezas de museo, pero los temas de The Beatles, el Álbum Blanco, poseen mucha de su vitalidad y fuerza originales. Nuevos proyectos y homenajes muy probablemente surgirán con motivo de los cuarenta años del White Album y habrá que estar muy atentos a ellos.

2 comentarios:

Capitán Harlock dijo...

.

Me ha gustado mucho el análisis que has hecho sobre la influencia del álbum blanco de los Beatles y su perpetuación a lo largo de los años; y no porque me gusten los Beatles, sino porque me encanta que me cuenten el origen de las cosas, sobre todo cuando están tan bien escritas.

Creo que nunca llegué a escuchar entero ninguno de los álbumes de los Beatles. Se trata de una asignatura pendiente, aunque a veces me da por pensar que, si tanta influencia han tenido sobre los músicos que vinieron después, quizá todos los días esté, sin darme cuenta, escuchando a los Beatles.

Ah, me resulta curioso que un grupo como los Sonic Youth se repita en sus referencias a Madonna, una artista que algunos consideran menor por su comercialidad. Está fenomenal que no tengan prejuicios. A mí no me gustarán los Beatles, pero me encanta Madonna.

Un beso.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Capitán, muchas gracias por tu comentario, es cierto, uno todos los días está escuchando los beatles. Qué bueno que te haya gustado el escrito, estamos leyéndonos, saludos