Buscar en la Pulga

1 de septiembre de 2009

Amor al trabajo

Yo me alegro cada vez que un compañero no hace bien sus labores, pero no tengo ni malas intenciones ni agendas ocultas, todo lo contrario, lo hago por amor al trabajo: soy el corrector de estilo de sus textos; si los escriben sin imperfecciones yo paso por ellos como un simple lector y entonces cómo demostrar mi dedicación y mi valía.

2 comentarios:

Bruno Silva dijo...

Muy bien! Los errores de los otros te valoram.

Saludos desde Brasil!
Bruno Silva
http://www.ladobdocassete.com.br

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Es el drama de los correctores y de los que trabajan en control de calidad, te justifican son los errores de los demás. Muchos saludos, qué bueno ser visitado desde Brasil, estamos en contacto