Buscar en la Pulga

25 de septiembre de 2007

Eccentric Tours

Ser rico y famoso debe ser difícil. No es que reniegue de ello, creo que me gustaría vivir las dificultades de ser rico y famoso, pero sin duda debe ser muy exigente, complicado y cansón. Por ejemplo, debe ser bien difícil decidir dónde vacacionar, dónde ir a tomarse tres días de descanso o tres días de romper la rutina, tres días diferentes, completamente distintos. Porque el meollo del asunto está en que si eres rico y famoso no puedes hacer lo que cualquiera hace, siempre tienes que ir a un lugar bien exclusivo o imponer una moda o romper un esquema o asombrar a la audiencia con tus decisiones. Y en estos tiempos donde hasta las aventuras más extremas parecen actividades de masas, encontrar lo original, lo que despierte la atención e interés de otros ricos y famosos, lo que los derrote en esa eterna competencia por ver quién es más rico y más famoso y más interesante, se vuelve una tarea harto complicada.
Por eso hay ricos y famosos queriendo viajar al espacio, hay ricos y famosos que se compran equipos deportivos y hay ricos y famosos que visitan la revolución bolivariana.
Kevin Spacey acaba de engrosar la lista de estrellas de Hollywood que vienen a visitar no Venezuela sino la Revolución, el Proceso y por supuesto al líder único del mismo, a su comandante, al presidente Hugo Chávez Frías.
Yo imagino que la cosa funciona un poco así: en Beverly Hills, el sitio más importante de la maquinaria ideológica del capitalismo, se encuentran Danny Glover, Sean Penn y Kevin Spacey; los dos primeros comentan sus viajes a Venezuela, este lugar donde hay una revolución en marcha, a revolution is rollin', donde hay un líder que sí tiene cojones, que le canta las cuatro a Bush, y el Spacey se muestra interesado, oh, that's what the world needs, a leader with, how they say it?, cou hon es, sí, ése es un lugar para ir a visitar, un lugar exótico y anti Bush, qué más se puede pedir. Luego, la llamada a Eccentric Tours que se pone en contacto con la Embajada de Venezuela en Estados Unidos y listo, montado el viaje, un fin de semana para conocer la revolución, el proceso, con visita a las misiones, a la Villa del Cine y una reunión con el mesmésimo.
Poniéndolo en esos términos logro entender a Spacey, entiendo sus elogios a la Villa y entiendo sus ganas de conocer al Presidente, pero al que no entiendo es al propio Chávez y su afán de retratarse con estrellas de la farándula planetaria como supuesto aval de los éxitos del proceso, como una especie de norma ISO de calidad revolucionaria. Algo así como aquel Hombre de Del Monte que desde el Imperialismo venía a certificar la calidad de las cosechas en las repúblicas bananeras, ahora llega Kevin Spacey y avala y certifica los logros de la revolución bolivariana; Kevin Spacey, un tipo que hace nada fue parte del elenco de una nueva película sobre ese héroe imperialista que aparentemente le quita tanto el sueño al Presidente en su esfuerzo porque nazca el hombre nuevo socialista bolivariano. Sí, dirán algunos, pero hizo de Lex Luthor, el enemigo de Superman y por tanto enemigo del capitalismo.

2 comentarios:

Toporojo dijo...

A portal of Luxury

http://www.robbreport.com/

Cualquier "rico" con diez dolares pa' gastar puede comprar la revista y sacar ideas de donde ir.

Ej: Kenya Hell's Gate National Park. O Yas Island una isla DE SOLO 6 MILLAS CUADRADAS CON su propio circuito de F1...etc, etc, etc...

Los riCos si tienen a donde ir. PErO la fuerza reVolucionaria anti-Bosh los atrae Mas que loS placeRes banales CapiTalisTas.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Bueno, es exactamente a lo que me refiero, al parecer esto se nos ha vuelto un destino para viajeros excéntricos. Gracias por el link, interesante portal.