Buscar en la Pulga

10 de septiembre de 2007

El Asesinato del Avatar (V)

V: No quiero estar en casa, no logro concentrarme, no puedo dejar de pensar en, en, es como si hubiera perdido mi voluntad, mis brazos, mi hígado, estuve viendo la fórmula 1 pero ya no había ninguna emoción, siempre quise llegar a la fórmula 1, como piloto, como mecánico, como periodista que cubre fuente, pero no sé qué pasó, en el camino me desvié, y después de muchos años de sólo conformarme viendo la fórmula 1 por televisión de pronto tuve el chance hasta de tener mi propio equipo, porque a eso iba, a eso apuntaba, sin desvíos, directo al grano, linden dollars por aquí, linden dollars por allá, primero el concesionario de autos de lujo, luego el patrocinio de carreras y de pilotos, creo que en unos seis meses ya tendría mi equipo y en unos cinco años habría alcanzado mi propio circuito, pensaba comprar una isla y construir en ella un circuito de carreras, lo tenía todo planeado, y ahora no tengo nada, tengo la fórmula 1 en televisión, en diferido, que E se despierta con cualquier ruido y las carreras suelen ser o muy tarde los sábados o muy temprano los domingos, o muy tarde o muy temprano, tarde o temprano tengo que enfrentar a E, no hemos hablado desde que tuve la conversación con V y sé que él ya la visitó, pero no quiero ir a casa, no todavía, no quiero ver la computadora y sentir que este vacío se agudiza, lo iba a conseguir, lo estaba consiguiendo y ahora se volvió a esfumar, mi sueño terminó cuando mataron a mi avatar, quiero saber, quiero respuestas, V tiene que darme respuestas, pronto, o de lo contrario, de lo contrario qué, si ni siquiera me atrevo a abrir otra cuenta en Second Life, no hasta tener explicaciones a esta muerte, no sería capaz de ver morir a mi avatar por segunda vez.

2 comentarios:

Trescaídas dijo...

Si yo fuera Philip Dick, ya estaría escribiendo un cuento en el que nosotros fuéramos la "segunda vida" de los avatares... no me diga que no está buena. Lástima que sin ser Philip Dick es difícil que un tema así no suene trillado.
Ahora quiero saber qué pasó con su avatar. No la corte.
Saludos.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

La idea está muy buena, desarróllela que quien sabe, de repente hay un philip dick escondido. Por este lado, la historia continúa, espero que la disfrute, muchas gracias por la visita y muy bueno su blog, estaré visitándolo a menudo.