Buscar en la Pulga

17 de septiembre de 2007

El Asesinato del Avatar (VII)

D: Hola, ¿cómo estás?
A: Hola, nunca te había visto por aquí
D: He venido poco y todavía no me siento muy cómodo.
A: Te vas a acostumbrar y te va a gustar cada vez más.
D: ¿Eres fanático de los carros?
A: De las carreras. Aquí nos reunimos con el objetivo de organizar un circuito.
D: Algo de eso he escuchado, por eso vine. Me lo comentó un tal V, ¿lo conoces?
A: Claro que lo conozco, él fue el de la iniciativa, pero no ha vuelto por aquí, no sabemos qué es de su vida.
D: Yo pensé que me lo encontraría.
A: Nada, se esfumó. Nos hace falta. Quién sabe, tal vez su verdadero yo murió, eso pasa, con tantas posibilidades en esto de la internet, los fantasmas virtuales comienzan a ser una realidad.
D: ¿Fantasmas virtuales?
A: Sí, vidas que quedan flotando en la red. Tengo un amigo que hizo una advertencia de cumpleaños para que le llegara a todos sus conocidos, ese amigo murió hace dos años pero sigo recibiendo la advertencia, un fantasma virtual.
D: ¿Y en esta comunidad hay otros fantasmas virtuales recientes?
A: Ahora que lo pienso, sí, hay otro. W. No sé decirlo exactamente, pero tiene sin venir más o menos el mismo tiempo que V.
D: ¿Y qué sabes de W?
A: Lo mismo que de V y que de ti, que le gustan las carreras y que visita esta comunidad.
D: Bueno, con eso algo haré.
A: ¿Por qué? ¿Qué haces tú?
D: Soy un cazafantasmas virtuales.

2 comentarios:

Gringo Viejo dijo...

Virtual y realmente muy bueno el cuento. Espero el proximo capitulo.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Muchas gracias, gringo viejo, pronto vendrá la próxima entrega. Un saludo