Buscar en la Pulga

25 de septiembre de 2008

El Pincel de Oscar Wao

Lo que más me gustó de La Maravillosa y Breve vida de Oscar Wao, novela de Junot Díaz ganadora del premio Pulitzer, es el uso del español en un original escrito en inglés y con diversos niveles de lenguaje. Tanto cuando el narrador habla en slang nuyorrican, o mejor dicho nuyordominican, como cuando usa un inglés más formal para narrar historias de los ancestros dominicanos, a la narración permanentemente acuden palabras y frases en español. Pero no creo que esto deba ser señalado como spanglish, se tratan más bien de pinceladas de otro idioma que dibujan de manera distintiva la voz narradora. Estamos acostumbrados a verlas en menor cantidad y con motivaciones generalmente eruditas en textos que de inmediato dan paso a la nota al pie "En español/inglés/francés/latín/marque el que corresponda/ en el original". Sin embargo, en el caso de la novela de Díaz se tratan no de frases eruditas sino afectivas, son las oraciones, las palabras que acuden a la voz de quien las dice porque no puede decirlas en otro idioma sino en el idioma con que se aprendieron las primeras palabras, los primeros sentimientos, ese idioma que puede dormirse dentro de uno porque se está en un ambiente que habla otra lengua, pero que reaparecerá cuando nos enfurecemos, cuando maldecimos, cuando queremos decir una palabra cariñosa, cuando queremos cantarle a un niño una canción de cuna. Esas pinceladas de español le dan una cadencia especial a la novela, la convierten en una novela que palpita en dos mundos, por lo que no es una novela tanto de desarraigo como de rencuentro: es lo más normal que los personajes transiten de Dominicana a Nueva York y viceversa ya que pertenecen a ambos mundos a la vez, y por eso el final de Oscar es tanto más terrible, porque es como si el narrador al final nos dijera que tal cosa es imposible.

2 comentarios:

Qx dijo...

Guao, esa imbricación de idiomas a nivel discurso/afectivo (whaaa!?!?!) debe ser una delicia de leer; no tanto para un traductor, though...

Intentaré conseguirla en este pueblo dejado de la mano de Dios, o que alguien me la traiga... (btw, nunca publicaste nada acerca de tu migración. Temporary, permanent?)

Un saludo.

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

Hola, qué tal Quiquex, es un gran libro, lo disfruté bastante, hace unas notas al pie magníficas, es en una de ellas donde escribe lo que transcribí en la entrada "Mensaje para los venezolanos". Al parecer, la traducción al español, para mantener ese ritmo lo que hizo fue invertir los idiomas, las pinceladas están en inglés, habría que ver si mantiene el efecto.
TIenes razón, no escribí una entrada sobre la partida pero el viaje empezó a aparecer insinuado, como en la maleta llena de libros. No te sé decir si es temporary o permanent, ando en viaje de amo de casa, mi esposa está haciendo postgrado, pero estamos abiertos a todas las posibilidades, veremos cómo siguen las cosas que han empezado muy bien. Un gran saludo