Buscar en la Pulga

10 de septiembre de 2008

Votar por tu mamá

En Alaska, el único contenido de educación sexual que se puede enseñar es la abstinencia. Así, un embarazo antes del matrimonio no es un descuido de los amantes o una tragedia para la familia, es un fracaso del sistema educativo. Ya hemos oído bastante sobre la hija adolescente con un embarazo prematrimonial de la candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano, Sarah Palin. Pero lo interesante de ello es atender a cómo esa hija se ha presentado como ejemplo no de lo poco efectiva de una política que, como Gobernadora de Alaska, Palin ha defendido y apoyado, mucho menos como proyección de lo efectivas que podrían ser las políticas que apoye si se instala en la vicepresidencia, sino como ejemplo del carácter de la candidata.
Para eso, Palin tenía que tener un valor mayor que defender que la felicidad de su hija, y ese valor lo tenía en la vida, o mejor dicho el antiaborto. Así, la hija adolescente con un embarazo prematrimonial de Palin es un ejemplo de cómo Palin defiende y profesa el antiabortismo (No encuentro mejor traducción a "Prolife", porque entre nosotros no es muy utilizado eso de Provida y por ello decir que se es provida no explica nada, al menos no me explica nada a mí). Y para enfatizar en sus valores, en su carácter, Palin enseguida nos habló de su hijo con síndrome de Down, del cual estaba sobreaviso ya durante el embarazo pero otra vez, Palin defendió y practicó el antiabortismo.
Y como una campaña electoral no es sobre mostrar capacidades ni defender políticas efectivas sino sobre mostrar carácter y personalidad, Palin le ha dado un impulso realmente inesperado a las opciones de John McCain de ganar la presidencia. Palin lo logró haciendo dos cosas: condenando a su hija al escarnio público y probablemente a una vida de infelicidad (¿La mamá le dará la opción de divorciarse si el esposito resulta insufrible?), y logrando que un buen número de estadounidenses hagan de los valores familiares de Palin una credencial política.

2 comentarios:

Luna Cuba dijo...

Los tiempos han cambiado. Tener un hijo fuera del matrimonio no es ser victima de escarminio publico.

Vida de infelicidad? presumes saberlo todo?

Palin es un ejemplo para las mujeres de todo el mundo; no importa lo que algunos MACHISTAS latinos digan. O es que ahora la mujeres no valen?

Luis Alejandro Ordóñez dijo...

No presumo saber nada, especulo sobre los hechos y el hecho fue el siguiente: nadie sabía quién era Palin, nadie había hablado de su familia y ella salió a decir que su hija tenía un embarazo fuera del matrimonio y que no quería que se hablara del tema. Y parte del tema, por lo dicho por Palin, es ella decidiendo por su propia hija, ¿machista yo? Machista ella que no le da opciones a su hija al volverle una decisión privada tema de campaña.
Palin es un ejemplo no solo para las mujeres sino para todo el mundo, y es un ejemplo no por ser mujer sino por cómo hizo una carrera política exitosa manteniendo un hogar de cinco hijos, pero hasta ahí, a partir de ahí lo que hay que discutir es sobre sus posturas y propuestas, que su familia sea su credencial política es más bien demeritarla como política, y peor, es una operación de mercadeo político para que los republicanos no cuestionen a su candidata. Hagamos el ejercicio de qué estarían diciendo los republicanos si Obama nos presentara a su hija adolescente soltera embarazada.