Buscar en la Pulga

8 de junio de 2010

She & Him

Para ser sincero, con She & Him yo he desarrollado una especie de relación amor-odio. A veces los escucho y no entiendo por qué esta gente no es más famosa. Otras veces, me pregunto cómo han cosechado la fama que actualmente tienen. En otro lugar escribí que la banda suele dejarme algo frío y se lo achaqué a la onda retro que sus dos miembros destilan en todo lo que hacen. Pareciera que lo peor que les pudo pasar a M. Ward y a Zooey Deschanel fue haber nacido en esta época. Pero lo retro viene acompañado con un espíritu indie que cada día que pasa es menos pose, porque Deschanel pudiera estar haciendo películas blockbuster, luego del éxito de (500) Days of Summer y de los elogios que cosechó por esa actuación. Sin embargo, prefirió grabar el segundo disco de She & Him, Volume Two y lanzarse en una gira de verano donde dan presentaciones gratis en parques. Fue en medio de ello que pude verlos en el Millenium Park de Chicago este lunes 7 de junio.
Desde su guitarra y siempre escondido tras unos lentes oscuros, M. Ward deja que sea Zooey la que lleve el peso del espectáculo. La dulce voz de Ella arropa al público sin problemas, pero es Él quien a punta de virtuosismo se va robando el show. Porque más allá de la distancia que Zooey siempre parece poner entre ella y el público, cuando es parte de She & Him queda en evidencia que no tiene tanto rango musical. Siempre el mismo tono de voz, siempre el mismo paso de baile. En cambio, M. Ward va dejando muestras de su maestría canción tras canción, hasta que se mete al público en un bolsillo y la gente termina deseando que Él cante un poco más, que Él brille un poco más. Al final, uno piensa que el de She & Him es como un matrimonio por conveniencia, Él se beneficia de tener de front woman a una diva de Holliwood en ciernes, Ella de tocar con un músico y una banda que la superan a todas luces.
El espectáculo estuvo dividido en tres momentos. Primero la banda completa, luego el dúo en su expresión básica y por último la banda nuevamente. Yo no me sé demasiado las canciones de She & Him y por momentos todas me suenan igual, por eso no puedo decir qué cantaron aquí y qué allá, pero la progresión del show es increscendo y siempre tiene que ver con la guitarra de Ward. 
En la medida que pasan las canciones, los rifs aumentan en velocidad y en dificultad, la atmósfera que crea con sus acordes es más envolvente  y los aplausos son mayores cada vez que Él se para en el proscenio para hacer un solo, hasta que al momento de presentar a la banda, inesperada pero comprensiblemente, la ovación para Él es mayor que para Ella. She & Him cumple con su cometido, es como en sus discos, divierte pero no emociona del todo, gusta pero no hace delirar, porque al final, y no me canso de insistir en ello, este sonido tan pero tan retro hace que todo lo que escuchemos de bandas como She & Him pareciera que lo hemos escuchado millones de veces.
Los dos mejores momentos de la tarde, llegaron con el bis. Primero, tocaron un rock & roll, siempre muy retro, donde M. Ward pudo terminar de lucirse y de nuevo abandonaron el escenario, para salir nuevamente cuando el público y hasta los propios administradores de la sala creyeron que el espectáculo había terminado. Entonces, la música que habían puesto para guiar la salida de la gente del lugar se interrumpió abruptamente y el dúo tocó I put a spell on you, donde esta vez fue Zooey la que se lució con los largos sostenutos de la canción. Pero ni así Ward dejó que la última palabra la tuviera su compañera, porque con un hermoso rif que secuenció ahí mismo con sus pedales en el escenario, ambos se despidieron, está vez sí en definitiva, mientras el sonido de la guitarra de Él quedó en el ambiente, recordándonos de qué en realidad se trata She & Him.














Y para terminar, dos videos:



2 comentarios:

Trescaídas dijo...

Gracias por la pasada y el saludo, Luís. Hacía rato que no venía por acá, me voy a dar una vueltita por las entradas.
Un abrazo.

Ángel J. Quevedo dijo...

No tenía idea que Zooey Deschanel cantaba y hasta tenía una banda. La adoro desde que la conocí en (500) Days of Summer. Por cierto, ya esa se ha convertido en una de mis películas favoritas.
Había visto reseñas de la banda en blosg pero nunca me habñía animado a escucharlos. Honestamente no me animaba hacerlo.
En fin, veré qué me bajo por ahí de She & Him.
Saludos.